4 consejos para practicar yoga con niños

Si eres un entusiasta del yoga, probablemente quieras compartir tu pasión con las personas que te rodean, incluidos tus hijos. Al igual que los adultos, pueden beneficiarse de este tipo de ejercicio físico y son bastante capaces de mantener las poses más sencillas. Aquí hay algunos consejos para que descubran el yoga suavemente y de buen humor.

Disfrutar

A veces, las personas que comienzan a hacer yoga se toman demasiado en serio. Y si esta práctica ancestral te permite realmente trabajar tu concentración, es sobre todo una cuestión de vivir el momento presente. Divertirse, especialmente con los niños, es parte de esto.

Puedes jugar quién sostiene el postura del árbol los más largos sin poner el pie en el suelo, podéis hacer posiciones juntos, podéis cantar canciones, construir una torre con los ladrillos, jugar con las correas… la imaginación de los niños os ayudará a encontrar ideas. ¿Por qué no terminar la sesión con un juego de “1,2,3 sol” con posturas de yoga?

Respeta su ritmo

Los niños progresan a su propio ritmo, no hay necesidad de forzarlos, recuerda el sitio Mind Body Green. Ellos pueden reinventar las posturas de yoga, imagina sus propias variaciones. Esta mentalidad podría incluso ayudarlo a trabajar en la paciencia y la motivación en su práctica.

El equipo y el lugar.

Los niños se sienten especiales cuando tienen su propio material. Una pequeña colchoneta, calcetines “especiales de yoga”, una pulsera, una toalla o cualquier otro complemento que les permita identificar el inicio de la sesión de yoga, puede ayudar a motivarlos para que lo acompañen. La elección del lugar también juega un papel importante. No todos tenemos la oportunidad de practicar yoga en lugares paradisíacos, pero nada nos impide salir a un parque en verano, hacer ejercicio en la habitación favorita de la casa o encontrar un centro deportivo que te guste. , y que permite a toda la familia compartir un momento de placer.

recordatorios diarios

Puedes integrar el yoga a lo largo de tu día, sin convertirlo en una sesión “oficial”. Enseña a tus hijos a estírate por la mañana cuando te despiertes tomando el pose de perro mentiroso. Ayúdalos a relajarse por la noche, en la cama, adoptando posturas de relajación. Practique una posición de equilibrio cuando necesite concentrarse… hay 1000 maneras de incorporar el yoga en su vida diaria y la de cada miembro de la familia.

Para leer para conocer más sobre la práctica del yoga en familia: Yoga para niños – 20 talleres para hacer en familia en 7 minutos, Claudia Martín (ed. Hachette).

Leave a Reply

Your email address will not be published.