4 consejos para practicar yoga durante la menstruación

Sabemos que un poco de ejercicio físico alivia las molestias asociadas con el ciclo menstrual, pero a veces nuestro sofá es más atractivo que una esterilla de yoga. El riesgo de mancharse los pantalones, tener que doblar las piernas y mover el cuerpo como la calambres abdominales lastimarnos también puede desanimarnos. Pero no temas, ¡hay un término medio muy beneficioso! Estos son los mejores consejos para practicar yoga con éxito durante tu período:

muy suave

Si estás acostumbrado a llevar tu cuerpo al límite durante sesiones de yoga Como siempre, su período puede no ser el mejor momento para asumir nuevos desafíos. Date más tiempo para respirar entre posturas y estírate suavemente mientras escuchas tu cuerpo. La práctica extrema, intensa y forzada puede hacerte más daño que bien.

Las posturas correctas

cuando practicamos yoga durante la menstruación, algunas posiciones nos pueden hacer más bien que otras. Los giros leves, las posturas reparadoras que abren la pelvis y las flexiones hacia atrás pueden ayudar a aliviar el dolor, así que no dudes en pedirle consejo a tu maestro. También hay cursos de internet específicos para periodo periodo. Si quieres practicar a toda costa tu rutina habitual, ten cuidado en caso de mareos o anemia, y acuéstate boca arriba, con las piernas contra la pared, si sientes la aparición de molestias.

Los accesorios

Tampón, copa menstrual, toalla sanitaria… ¿cuál es el mejor producto de protección a elegir para hacer yoga? Aquel en el que te sientas más cómodo. Si no estás acostumbrado‘usa un tampón, no te obligues a ponerte uno antes de la clase de yoga, a riesgo de distraerte. El outfit también cuenta: opta por la comodidad total, y evita cualquier prenda que comprima el abdomen.

el mejor curso

El yoga tiene una gran variedad de prácticas. Prueba nuevas clases para encontrar la que funcione mejor para ti durante tu período, aconseja el sitio She Knows. Algunas personas disfrutan del yoga dinámico y cálido, como el Bikram, mientras que otras prefieren clases reparadoras y suaves, como las que ofrece el yin-yoga.

Leave a Reply

Your email address will not be published.