4 mitos y verdades sobre la resaca

La mañana después de una gran noche de borrachera puede ser una verdadera pesadilla. Te duele la cabeza, tienes el estómago revuelto y tu energía es cero. Si buscas soluciones efectivas, ten cuidado con los malos consejos. Aprende a desenredar lo verdadero de lo falso:

La causa de la resaca es la deshidratación – VERDADERO

La razón principal de nuestras preocupaciones después de beber demasiado alcohol es la falta de hidratación. Las bebidas alcohólicas disminuyen la producción de una hormona antidiurética y acabamos eliminando más líquidos de los que consumimos. Y los compuestos tóxicos que produce el organismo en respuesta al consumo de alcohol acaban con nosotros provocándonos náuseas, vómitos, dolores de cabeza, falta de sueño y niveles bajos de azúcar en sangre.

Los medicamentos son efectivos – VERDADERO

No sufras durante horas sin hacer nada, puedes actuar. Toma una aspirina para aliviar el dolor de cabeza y un antiemético para combatir las náuseas y los vómitos. Siga los consejos de su farmacéutico y no exceda la dosis recomendada, a riesgo de hacer más daño que bien.

Tienes que beber alcohol cuando te despiertas – FALSO

Este mito no tiene base científica. Intentar prevenir o remediar la resaca bebiendo alcohol solo retrasa unas horas la inevitable reacción del organismo.

Todo lo que se necesita es un café y un gran desayuno – FALSO

Aunque la cafeína puede aliviar los dolores de cabeza, también puede irritar el sistema digestivo e impedir que duermamos bien para recuperar fuerzas. No se recomienda una comida rica en grasas porque la digestión puede ser muy difícil: prefiera alimentos ligeros y fáciles de absorber, como una sopa y un plátano. Recuerda hidratarte bien, descansar y los síntomas deben desaparecer a las 24 horas como máximo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.