Armas contra la fatiga

Trabaje menos, organice su tiempo, descanse, disfrute de actividades físicas o culturales: donde ayer tomábamos tónicos, hoy favorecemos ciertos hábitos de higiene y alimentación. Cuida tu alimentación, duerme bien, relájate.

Adoptando estas reglas básicas de una vida sana y equilibrada, podrá prevenir su fatiga temporal, o incluso superarla fácilmente.

Pero si estás al final de tu cuerda, no podrás hacer frente al agotamiento con recetas pequeñas. La fatiga crónica debe tomarse en serio. No lo descuides.

Doma tu estrés

los relajaciónal eliminar la tensión muscular, ayuda a recuperar el bienestar físico y moral.

También puedes iniciarte en una disciplina que trabaja la concentración y el autocontrol: sofrología, yoga, qi gong, gimnasia suave o acuática… Aprender estas técnicas de respiración, relajación y concentración te permitirá controlar tus tensiones en el día a día.

En cuanto al ejercicio físico, imprescindible para evacuar la tensión y el cansancio acumulado a lo largo de los días, tiene la doble ventaja de cansar el cuerpo de forma saludable (siempre que se realice sin excesos) y de “vaciar” la mente.

los deportes de resistencia en particular (nadar, trotar, caminar, andar en bicicleta, etc.) hacen que el cerebro, después de unos treinta minutos, libere endorfinas, hormonas que proporcionan un efecto relajante y placentero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *