Carpofobia: ¿a qué le tenemos miedo? Por qué ? que soluciones

Para estar en la mejor forma posible, generalmente se recomienda comer cinco frutas y verduras al dia. Pero para algunas personas esto es insuperable: ante la mera mención de una manzana muy madura son presa de una fuerte sensación de asco, llegando incluso a síntomas físicos incontrolables (sudores, temblores, náuseas, etc.).

Definición: ¿Qué es la carpofobia?

La carpofobia no tiene nada que ver con la carpa, conocido pez de agua dulce. Su etimología deriva del griego carpoque significa “fruto” y fobos, que significa “miedo”. Por lo tanto, designa el miedo irracional y excesivo a las frutas. Aunque poco común, y sorprendente -hay que decirlo- no debe minimizarse.

No se expresa de la misma manera de un individuo a otro, y puede asociarse con lacanofobia, en otras palabras, la fobia a las verduras. Si no se toman precauciones, puede causar graves problemas de salud.

¿Cómo se manifiesta esta aversión?

La carpofobia resulta en miedo de pánico y un malestar profundo frente a ciertas frutas. Los carpófobos tienen tal sentimiento de repugnancia hacia la fruta que a veces son incapaz de tocar o comer estos alimentos. A veces, incluso la mera mención de uno de ellos les molesta. Antes de degustar un nuevo plato, un entrante o incluso un postre, suelen examinar detenidamente su plato en busca de la más mínima fruta. Tenga en cuenta que algunos carpófobos todavía se las arreglan para comer fruta en una forma transformadaen zumos, en yogures sin trocitos, en batidos o en tartas por ejemplo.

  • sudores,
  • palpitaciones,
  • Dolor de pecho,
  • temblores,
  • un ataque de ansiedad,
  • etc.

¿De dónde viene esta fobia a las frutas?

La carpofobia puede manifestarse desde la infancia, pero también en la adolescencia y la edad adulta. Su origen difiere de persona a persona y permanece menudo difícil de identificar. La mayoría de las veces, la causa es psicológica: como ocurre con la mayoría de las fobias, puede tener su origen en trauma pasado. Puede ser una experiencia que ocurrió durante la diversificación de alimentos, por ejemplo, después de la cual el niño sistemáticamente levanta la nariz. En algunos casos es un miedo transmitido por un padre quien mismo tenía horror a la fruta.

¿Cuáles pueden ser sus consecuencias?

La carpofobia se considera un trastorno alimentario (DE). Puede tener graves consecuencias en la salud de las personas que la padecen, debido a las carencias nutricionales que genera cuando el paciente decide excluir las frutas de su dieta. Sin embargo, las frutas son una fuente esencial de vitaminas, minerales y fibra. Por lo tanto, su exclusión puede causar deficiencias dietéticas con diversas consecuencias: debilitamiento del sistema inmunitario, caída del cabello, fatiga importante, desequilibrio metabólico, etc. Y este riesgo es tanto más importante cuando la fobia a las frutas se asocia a la de las verduras (lacanofobia).

Hay que cuidar la carpofobia para limitar su impacto deletéreo en el día a día. Atención psicológica, basada en terapia de conducta cognitiva (TCC) puede ser útil para domar poco a poco el miedo a la fruta. La hipnoterapia también se puede utilizar para tratar las fobias.

Además, es recomendable consultar a un nutricionista para monitorear y manejar el riesgo de deficiencias dietéticas. Algunos consejos permiten compensar las necesidades de vitaminas y sales minerales, como comer más verduras (idealmente crudas) y/o apostar por Suplementos alimenticios (sabiendo que las vitaminas y los nutrientes siempre se asimilan mejor cuando provienen de los alimentos).

Leave a Reply

Your email address will not be published.