Champú casero: ¿cómo hacer tu propio champú?

El champú cumple una doble función para el bienestar del cuero cabelludo y la fibra capilar. Es un ritual imprescindible, lo cual no es poca cosa cuando se sabe que el cabello se compone en promedio de 80.000 a 150.000 cabellos. Tiene varias ventajas.

¿Cuáles son los beneficios del champú?

  • Misión comodidad y limpieza. Su función es desalojar el exceso de sebo de la raíz del cabello sin dañar el cuero cabelludo que, si es atacado, secreta más. Purifica y proporciona una sensación de frescor. Elimina los residuos de peinado que engrasan los largos y los efectos de la contaminación (micropartículas, polvo, gases de escape) que por el contrario pueden resecar.
  • Acción anticaída. “Al despejar el camino, el champú evita una saturación de sebo en el cuero cabelludo que podría asfixiarlo y perturbar las funciones del folículo piloso. Atragantado en la raíz, el cabello se debilita con riesgo de caída”, explica Laurie Bellaïche, químico cosmético. ingeniero y fundador de Ophylor.

Lo correcto: masajearlo firmemente en el cuero cabelludo para estimular la microcirculación y acelerar el crecimiento del cabello.

  • Volumen SOS. El exceso de sebo y los residuos del peinado apelmazan el cabello, especialmente el cabello fino cuyo diámetro es cuatro veces más fino que el del cabello normal. El paso por la caja del champú elimina las sustancias grasas que se adhieren al cuero cabelludo. Liberados, ganan volumen, parecen más aireados.

¿Qué champú para qué tipo de cabello?

“Ya sea en gel, crema o sólido, la regla es apostar por los ingredientes adecuados: Para elcabellos secos, encrespados, rizados, debilitados por la decoloración, las mantecas de karité y mango son imparables para nutrirlos y reestructurarlos. El aceite de jojoba o la arcilla blanca son perfectos para regular la secreción sebácea de cabello graso “, añade Laurie Bellaïche.

loscabellos finoslos platos pueden depender del aceite de brócoli, y cabello opaco y/o quebradizos, sobre el aceite de cáñamo por sus propiedades suavizantes, tonificantes e iluminadoras.

¿Con qué frecuencia debes lavarte el cabello?

Es la secreción natural de sebo la que marca el ritmo.. El cabello normal puede quedar satisfecho con uno o dos champús por semana. El cabello seco con una producción insuficiente de sebo debe lavarse una vez a la semana aplicando un tratamiento de manteca de karité en los largos, por ejemplo.

Para el cabello graso, lo lavamos cada dos días, tratando de espaciar los lavados lo más posible para no sobrecargar el cuero cabelludo”, explica Laurie Bellaïche.

El truco: aplica un Shampú seco entre dos lavados.

Tres recetas caseras de champú

Champú casero para tonificar tu cabello

Ingredientes: 1 cucharadita de henna neutra • 1/2 cucharadita de arcilla blanca • 500 ml de jabón líquido de Marsella • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

  1. En un recipiente, vierta el jabón de Marsella líquido, la henna, la arcilla, el bicarbonato de sodio y, con una cuchara, mezcle suavemente.
  2. Añade el aceite esencial de lavanda y vuelve a mezclar.
  3. Pasar la preparación a un biberón.

Consejos de nuestro experto:

El jabón de Marsella, que es muy cáustico, puede ser irritante. Se sustituye por jabón negro, muy eficaz y muy bien tolerado por el cuero cabelludo. La dosis adecuada: 5 g diluidos en 500 ml de agua caliente. Eliminamos el bicarbonato de sodio demasiado agresivo para el cabello. Buena elección con el combo de henna neutra, arcilla blanca y aceite esencial de lavanda, que purifica, regula el exceso de sebo y calma.

Esta receta es apta para cabellos normales, así como para cabellos con tendencia grasa o con caspa. Se puede utilizar como tratamiento detox, una vez a la semana en un suave masaje, para cabellos dañados por la contaminación o cueros cabelludos que sudan bajo cascos de moto o bicicleta. La fórmula se conserva durante un máximo de seis meses.

Receta extraída del libro “Fabricación de sus propios productos de belleza y salud”, Régine Quéva, ed. Larousse, 14,90€.

Champú sólido casero contra la caída del cabello

Ingredientes: 70 g de tensioactivo SCI • 20 ml de infusión de tomillo • 5 ml de aceite de comino negro • 5 ml de aceite de ricino • 10 ml de leche de coco

  1. Empieza preparando la infusión de tomillo. En un recipiente, al baño maría, derrita el tensioactivo, luego agregue la leche de coco y la infusión de tomillo aún caliente. Mezclar hasta obtener una masa pegajosa.
  2. Fuera del fuego, agregue los aceites de nigella y ricino, y mezcle nuevamente.
  3. Vierte el champú en un molde y colócalo en la nevera durante 30 minutos para que solidifique.
  4. Sácalo de la nevera, desmóldalo y déjalo secar durante 48 horas a temperatura ambiente antes de usarlo.

Consejos de nuestro experto:

Este champú es adecuado para cabellos normales y cabellos grasos. El tomillo es antiséptico, revitalizante, tonificante y combate la caída del cabello. El aceite de nigella lleno de omega-6 y omega-9 es perfecto para aportar suavidad y flexibilidad al cabello, además lo limpia. El aceite de ricino estimula el crecimiento del cabello, lo fortalece.

El cabello seco puede utilizar esta receta reduciendo la dosis de tensioactivo a 60 g y añadiendo 5 g de manteca de karité. Este champú se guarda en una jabonera con escurridor y se conserva durante 9 meses.

Receta extraída del libro “¡Hago mi cosmética 100% natural!”, Gala Avanzi, ed. Larousse, 5,95 €.

champú seco de bricolaje

Ingredientes: 10 g de microesferas de sílice • 10 g de polvo de arroz • 10 g de caolín • 10 gotas de aceite esencial de lavanda

  1. En un recipiente, vierte la sílice, el polvo de arroz, el caolín. Agregue el aceite esencial de lavanda y luego mezcle.
  2. Pasar la preparación a un salero.
  3. Cepillar el cabello para soltar las raíces,
  4. Espolvorear la preparación, dejar actuar 1 minuto y volver a cepillar.

Consejos de nuestro experto:

Esta receta está recomendada para cabellos normales, ligeramente grasos, como tratamiento exprés para espaciar los lavados o dar un aspecto fresco al cabello. Aceite esencial de lavanda, antiséptico, antibacteriano, purifica y destila una agradable fragancia. El sílice, el polvo de arroz y el caolín aseguran la absorción del sebo, este último dejando un halo blanco sobre el cráneo, esta fórmula es más bien recomendada para cabellos rubios o blancos.

El cabello oscuro puede usarlo modificando las cantidades, duplicando el contenido de sílice y reduciendo a la mitad los de los polvos de arroz y caolín. Evitar en cabello graso, la receta no será lo suficientemente efectiva para tratar una mayor presencia de sebo. El recipiente en forma de salero debe tener una tapa protectora para mantener la fórmula alejada de la humedad.

Receta extraída del libro “Green Cosmétique”, Émilie Herbert, ed. Mango, 17€.

Leave a Reply

Your email address will not be published.