Controla tu peso tras el hito de los 60 años

El aumento de peso es un “efecto secundario” común del envejecimiento. los metabolismose ralentiza, el tejido muscular se encoge, los problemas de salud y el dolor provocan menos movimiento, y los medicamentos pueden empeorar el aumento de peso. Cuando no quemas tantas calorías como antes, mientras sigues comiendo las mismas cantidades de comida, ganando peso gradualmente.

Además, eso no es necesariamente algo malo. Unos kilos de más una vez superado el hito de los 60 años te permite limitar el riesgo de desnutrición, osteoporosis y lesiones por caídas. Maíz obesidad y sobrepeso aumentar el riesgo de enfermedades crónicas. En este caso, no es necesario perder decenas de kilos. La pérdida del 5 al 8% de su peso corporal ya mejora mucho el estado de salud, recuerda el sitio estadounidense Consumer Reports.

Por dónde empezar ? Reducir el número de calorías no es suficiente. La mejor estrategia es quema las caloríasejercicio y desarrollo muscular y para cambios en la dieta a largo plazo. La mitad de cada comida debe consistir en frutas y verduras, una cuarta parte de cereales integrales, como arroz integral, avena y pan integral, y una cuarta parte de proteínas (en parte lácteos).

comer y moverse

Use aceites y otras grasas, como la mantequilla, con moderación. Reducir las bebidas azucaradasy elegir productos lácteos enteros sin grasa o al 1% ayuda a reducir la cantidad de calorías consumidas.

las proteinas son una parte esencial de su dieta. A medida que envejecemos, el cuerpo lo necesita para estimular la síntesis de proteínas musculares. Para alcanzar las cantidades recomendadas, coma frijoles, productos lácteos, huevos, pescado, carne magra o aves en cada comida. Vitamina B12, vitamina D y calcio también son importantes.

Finalmente, desde un punto de vista deportivo, ejercicios aeróbicos como caminar, nadar o andar en bicicleta son muy recomendables para quemar calorías. Pero’entrenamiento de fuerza es aún más importante para mantenerse en forma a medida que envejece. Practique movimientos de fuerza que involucren la parte inferior del cuerpo (piernas y glúteos), la parte superior del cuerpo (espalda, hombros, brazos y pecho) y la parte media del cuerpo (abdomen y parte inferior de la espalda), para repetir diariamente. Un especialista en coaching deportivo puede ayudarte a desarrollar esta rutina.

Leave a Reply

Your email address will not be published.