Crononutrición contra la diabetes en 10 puntos clave

Proteínas, grasas, azúcares, fibras… el cuerpo necesita nutrientes para funcionar. Las soluciones del Dr. Alain Delabos, quien desarrolló la crononutrición, para consumirlas sabiamente cuando se es diabético. Objetivos: deshacerse de los kilos de más, regular el azúcar en la sangre y la diabetes.

Consumimos almidones sin exceso

“Evitamos comer demasiado pan, arroz, pasta, patatas… no sobrecargue el páncreas. Este ya está cansado cuando eres diabético”, dice el Dr. Alain Delabos. ¡Pero no los borramos! Los calibramos correctamente y los diversificamos al máximo.

Pero no eliminamos las proteínas animales. “Contienen triptófanoun precursor de la serotonina, una sustancia que juega un papel esencial en el regulación del apetito “, enfatiza el Dr. Delabos.
Los tres principales vectores del triptófano son el queso, la carne, el pescado y el marisco.El chocolate también lo contiene, pero en menor cantidad.

Por la noche preferimos el pescado a la carne

“Las proteínas del pescado y el marisco son ligeras, en comparación con las de la carne, precisa la nutricionista. No es probable que perturben el sueño. No dudes en comer una gran cantidad de pescado, o marisco, para que el organismo recurra a sus reservas de triptófano y así evitar sufrir una hipoglucemia nocturna, responsable de los mordiscos que, lamentablemente, aumentarán el azúcar en la sangre y reducirán el apetito por la mañana. »

Solo comemos azúcares rápidos una vez al día.

“Mientras menos azúcar le llevemos a un diabético, mejor estará”, dice el Dr. Delabos. Los azúcares rápidos se toman en pequeñas cantidades y al final de la tarde. No hay razón para reemplazarlos con edulcorantes, que no han mostrado ningún beneficio.

Eliminar ciertos productos lácteos

“Aquellos que contienen más lactosa, azúcar presente en la leche, yogur, queso blanco, petit-suisses…”, especifica la nutricionista. Es necesario tener en cuenta el contenido de hidratos de carbono que aportan los lácteos para controlar el azúcar en sangre. Deben evitarse todos aquellos enriquecidos con frutas y aromatizados.

Evita los platos que contengan glutamato

Este aditivo alimentario, referenciado bajo el código E621, excita las papilas gustativas y aumenta las ganas de comer. “Está presente en grandes cantidades en la cocina china, en las hamburguesas de ciertas comidas rápidas, en patatas fritas, salsas, tartas de aperitivo…”, apunta la nutricionista.

Cuidado con las verduras muy dulces

Evitamos consumir con demasiada frecuencia boniato, alcachofa de Jerusalén, remolacha, zanahoria…

Preferimos los cereales bajos en hidratos de carbono

“Como el trigo sarraceno, el centeno, la cebada y la avena”, dice el Dr. Delabos.

Nos centramos en las fibras

Son importantes para asegurar buen transito intestinal. La fibra también retrasa la absorción de carbohidratos, lo que ayuda a limitar el aumento de los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas.

Elegir las grasas sabiamente

Demasiada grasa puede desequilibrar la diabetes, además de provocar sobrepeso. “Consumimos grasas saturadas preferentemente por la mañana y grasas poliinsaturadas el resto del día”, añade la nutricionista.

Un día típico de crononutrición antidiabética

Esto es lo que puede comer en el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena para prevenir cualquier riesgo de diabetes y perder los kilos de más.

  • Té, café, tisanas sin azúcar y sin leche
  • + queso ilimitado
  • + 40% de la parte de queso en el pan (ej: 50 g de queso = 20 g)
  • 200 g de carne roja o blanca, vísceras o embutidos
  • + 3 cucharadas en s. almidones mixtos (15 cl de almidones cocidos)
  • 20 g de chocolate negro con al menos un 70 % de cacao amargo O ½ tazón chino de nueces, avellanas, nueces pecanas, pistachos simples O ½ tazón chino pequeño de aceitunas O 1 aguacate simple o en vinagreta
  • + té, café, infusión sin azúcar, sin leche
  • Pescados o mariscos ilimitados
  • + 1 ensalada verde o 3 cdas. en s. verduras mixtas (15 cl de verduras cocidas)

En cada comida se puede beber agua natural o con gas, pero nunca agua de sabores, ni siquiera café, té o una infusión sin azúcar ni leche.

Para bajar el índice glucémico de los pasteles caseros, se añaden a la masa harina de coco, salvado de avena o psyllium. También puedes endulzar tus pasteles con miel, y en particular con miel de acacia, cuyo índice glucémico es de tan solo 53 y cuyo poder edulcorante es superior al del azúcar. Por último, apostaremos por la canela que, además del sabor que da a los postres, ayuda a bajar el azúcar en sangre.

Leave a Reply

Your email address will not be published.