Emetofobia (miedo a vomitar): causas, consecuencias, ¿qué hacer?

El miedo a vomitar, o ver a alguien vomitar, es una de las fobias más comunes en todo el mundo. No es solo repugnancia, esverdadera angustia, que empuja a las personas emetofóbicas a evitar cualquier situación de riesgo. ¿Cuál es el origen de la emetofobia? ¿Cómo superarlo?

Definición: qué es la emetofobia

Emetofobia (del griego antiguo emiteque significa “vomitar” y fobosque significa “miedo”) se refiere a la miedo irracional e incontrolable a vomitar o a ver vomitar a otra persona. Esta fobia es poco conocida, pero clasificada como la tercera fobia más común por el Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido, después de la fobia social y la agorafobia. Puede generar ansiedad permanente y en ocasiones ataques de pánico ante la sola mención o sensación de náuseas.

Las personas que la padecen hablan de un sentirse fuera de control y de miedo de que los vómitos nunca se detengan. Un simple dolor de estómago o náuseas puede dar lugar a un ataque de ansiedad. Para algunos, la emetofobia siempre ha sido parte de su vida diaria, mientras que para otros fue desencadenada por un evento traumático. En general, tiende a ser trivializado o burlado. Se acompaña, por tanto, vergüenza, culpa y vergüenzaque sólo aumentan la sensación de ansiedad.

La emetofobia se manifiesta de manera diferente en cada persona. El constante estado de ansiedad es una base común para todos los pacientes. Una simple broma o referencia al vómito en una conversación, película, canción o juego puede provocar reacciones que van desde del sentimiento de ansiedad a la ataque de pánico. Como la mayoría de las fobias, es principalmente la anticipación lo que induce los síntomas:

  • un miedo irracional y excesivo de vomitar, o de ver a alguien vomitar;
  • preocupación frecuente por los vómitos y la implementación de estrategias de evitación;
  • evitar alimentos o situaciones que puedan causar náuseas o incluso anorexia nerviosa;
  • fuerte ansiedad ante la sola mención de vómitos o la palabra “vómito”;
  • ataques de pánico en caso de náuseas, vómitos o síntomas sugestivos (miedo a sentirse mal oa morir, sudoración, palpitaciones, mareos, etc.);
  • sentimientos de vergüenza y culpa;
  • etc.

Cualquier cosa relacionada con la preparación de comidas, el almacenamiento de alimentos o la higiene de los alimentos puede convertirse en una fuente de ansiedad. En los casos más extremos, los emetofóbicos reorganizar toda su vida de acuerdo a su fobia, evitando situaciones que puedan confrontarlos con su miedo. Algunas mujeres incluso tienen miedo de embarazarsepor temor a sentir náuseas durante el embarazo o de encontrarse después con el bebé que vomita.

Test: ¿eres emetofóbico?

No existe una prueba real para diagnosticar la emetofobia, pero ciertas situaciones cotidianas pueden darte una pista:

  • Evita todas las situaciones que puedan causar náuseas o vómitos. (consumo de alcohol, aglomeraciones, transporte público, embarazo, deportes, etc.);
  • Aprehendes la comida y todas las fases de preparación y conservación que preceden a las comidas. También le resulta difícil comer fuera, con amigos o en un restaurante;
  • Tienes mucho miedo de enfermarte (ideas obsesivas, incluso hipocondría) y hacer todo lo posible para evitarlo (acumulación de controles de salud);
  • Tienes miedo de tu propio cuerpo y de sus reacciones;
  • etc.

Fobia al vómito: ¿cuáles son las consecuencias?

Las consecuencias de esta fobia pueden ser graves:

  • desnutrición y carencias,
  • pérdida de peso significativa,
  • toma imprudente de medicamentos,
  • retiro social y aislamiento,
  • ortorexia que puede conducir a la anorexia,
  • etc.

Los emetofóbicos suelen viajar con medicamentos contra el vómito, dulce y bolsas de náuseas. Algunos evitan salir a restaurantes o bares, o incluso viajar, para no enfrentarse a situaciones que puedan desencadenar náuseas, como se mencionó anteriormente.

Causas: ¿por qué tener miedo a vomitar?

La emetofobia, al igual que otras fobias, puede tener varias causas, aunque todavía están mal identificadas:

  • Pueden aparecer síntomas después de un evento traumáticouna fuente de profunda repugnancia o humillación (puede ser un recuerdo traumático de una gastroenteritis o un episodio mucho más grave, como una felación forzada, por ejemplo).
  • La emetofobia también puede ser transmitido por mimetismode padres a hijos.
  • En algunos casos, está vinculado a un hipocondría o una fobia social (la persona tiene miedo del juicio de las personas que la verán vomitar).

Tratamiento: ¿se puede curar la emetofobia?

La emetofobia se expresa en diversos grados y puede ser más o menos impactante a diario. Afortunadamente, varias soluciones pueden ayudar a remediar esto de manera efectiva:

  • los terapia de conducta cognitiva (CCT);
  • L’hipnosis y elEMDR (Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares);
  • A veces se ofrecen ciertos medicamentos para reducir la ansiedad (antidepresivos tipo ISRS y ciertos ansiolíticos).

Leave a Reply

Your email address will not be published.