Fasciaterapia | Revista Salud

Origen de la fasciaterapia

La fascioterapia es una terapia manual que actúa exclusivamente sobre la fascia. Estas delgadas membranas forman una red que envuelve los músculos y órganos. Sus solicitaciones, mediante puntos de apoyo y ligeros estiramientos, permitirían activar la autorregulación natural del organismo.

Esta práctica fue fundada en la década de 1980 por el francés Danis Bois, entonces fisioterapeuta y osteópata de formación, hoy profesor universitario y director del laboratorio de investigación aplicada en psicopedagogía perceptiva (CERAP) de la Universidad Fernando Pessoa de Oporto (Portugal).

La fascioterapia ahora está oficialmente integrada en el fisioterapiade la cual es una especialización.

Principio de la fasciaterapia

los fasciaestas membranas flexibles conectadas a los músculos, a los huesos, a los vasos, a los ligamentos, a los nervios ya las vísceras, reaccionan y se ajustan continuamente según nuestras actividades físicas y psíquicas.

Bajo el efecto del estrés o la ansiedad, por ejemplo, se ponen rígidos o tensos según la importancia de los estímulos. A fuerza de esfuerzos significativos y repetidos, las fascias ya no pueden recuperar su flexibilidad y movilidad naturales. Este estado de alta tensión se instaura con el tiempo y va acompañado de cansancio, pérdida de la sensación de fluidez de los movimientos, disfunciones articulares, digestivas, circulatorias, etc.

Al estimular manualmente las fascias, la fasciaterapia tiene como objetivo restaurar su equilibrio y elasticidad. Los tejidos recuperan su movilidad, la persona recupera sus funciones y su estado de bienestar con cierta fluidez.

¿Por qué consultar a un fasciaterapeuta?

La fascioterapia utiliza un toque relacional que es efectivo cuando el cuerpo ha sufrido un trauma físico o psicológico. Los practicantes lo recomiendan principalmente:

– en traumatología y reumatología: esguinces, fracturas, tendinitis, lumbalgias. Esta técnica está especialmente recomendada para deportistas cuyo cuerpo está sometido a agresiones diarias;

– para trastornos funcionales y digestivos, particularmente relacionados con el estrés: migrañas, tinnitus, estreñimiento, dolores de estómago;

– para apoyar a las personas que sufren de trastornos físicos y mentales resultantes de la cirugía o la quimioterapia;

– para ayudar a mejorar los trastornos relacionados con el embarazo o el parto como el dolor de espalda (ciática, etc.) o los trastornos circulatorios.

Algunas investigaciones para consultar sobre fasciaterapia

– Se está realizando un estudio en el centro Paul Papin de Angers, destinado a evaluar la eficacia de la fasciaterapia en la atención de apoyo en pacientes que reciben quimioterapia adyuvante para el cáncer de mama (consulte el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer).

– publicó en 2011 los resultados de un estudio sobre el mecanismo de fulcro aplicado a la arteria, en fasciaterapia vascular.

– Ver también: el (CERAP).

La fascioterapia se practica en sesiones individuales en la consulta de un fisioterapeuta, en los departamentos de fisioterapia de los hospitales o en determinados centros de rehabilitación.

Es una técnica indolora y no manipulativa, basada en un tacto suave que sigue el movimiento lento de las fascias. Las suaves movilizaciones de la fascia y los puntos de apoyo constituyen las dos fases principales del abordaje manual en fasciaterapia. En determinados momentos de la sesión se invita al paciente a expresar sus sentimientos.

Otras técnicas completan las movilizaciones y puntos de apoyo:

pulsología o fasciaterapia vascular: un toque manual que permite actuar sobre los líquidos del cuerpo. Previamente, el médico evalúa el pulso del paciente (amplitud, flexibilidad, difusión) para determinar las áreas de alteración del flujo sanguíneo;

– gimnasia sensorial: de pie o sentado, el paciente realiza movimientos lentos, sugeridos por el terapeuta, que le permiten volver a sentir su cuerpo en sus movimientos y posturas;

– afinación somato-psíquica ayuda al paciente a centrarse en sí mismo para mejorar la relación entre su cuerpo y su psique.

Contraindicaciones de la fasciaterapia

En caso de flebitis con sospecha de coágulo, las sesiones de fasciaterapia están contraindicadas. Los médicos también tendrán en cuenta, como cualquier fisioterapeuta, los tiempos de curación de los tejidos o los huesos.

La sesión de fasciaterapia se realiza en una camilla de masaje. Concretamente, durante la primera consulta, el fascioterapeuta toma la historia del paciente: historial médico, síntomas, etc. Después de este examen preliminar, evalúa al tacto las áreas de tensión o inmovilidad de la fascia: sigue el movimiento del tejido muy lentamente hasta que percibe una tensión con la yema de los dedos.

Una vez que se ha identificado la tensión, el fasciaterapeuta ejerce una tracción muy ligera, casi imperceptible, para estirar la fascia. Cuando la fascia está completamente “desplegada”, el fascioterapeuta realiza un punto de apoyo: tiempo de parada, de suspensión necesaria para que el cuerpo organice su capacidad de reacción. Este fulcro permite, en particular, estimular la circulación sanguínea y liberar la tensión de la fascia.

Luego, el practicante acompaña el tejido en sentido contrario, hasta un nuevo punto de apoyo. Esta alternancia entre dos movimientos se reproduce en diferentes partes del cuerpo, hasta liberar completamente las fascias.

A lo largo de la sesión, el fasciaterapeuta indaga al paciente sobre sus sentimientos para interesarle más en las reacciones y percepción de su cuerpo.

Los pacientes con dolor agudo ya pueden sentir alivio después de una a tres sesiones. Después de tres sesiones, el terapeuta realiza una nueva evaluación para determinar el número de sesiones necesarias.

En Francia, solo los fisioterapeutas y los médicos están autorizados a practicar la fasciaterapia según el método de Danis Bois, después de una formación mínima de quinientas horas.

Duración y precio de una sesión de fasciaterapia

Una sesión de fasciaterapia dura una hora de media, y su coste varía de 50 a 80 euros según la región.

Una sesión de fisioterapia, durante la cual el facultativo utiliza fasciaterapia, es reembolsada por la Seguridad Social en el marco de una prescripción médica, excluyendo los honorarios del facultativo. Si el terapeuta no está de acuerdo, la atención corre a cargo del paciente (algunas mutuas cubren parte o incluso la totalidad del importe de la sesión).

Aprende sobre la fasciaterapia

Libros:

Terapia de profundidad manual: método Danis Bois, Danis Bois, Eve Berger, ed. Guy Trédaniel: un libro que aclara el concepto de fasciaterapia explicando las diferentes técnicas disponibles para el practicante.
Fasciaterapia: un nuevo método para el bienestar, Isabelle Eschalier, ed. Guy Trédaniel: el autor repasa las herramientas de la fasciaterapia y sus aplicaciones.

DVD:

Gimnasia sensorial para todos, Isabelle Eschalier, ed. Guy Trédaniel: un DVD de ejercicios basados ​​en la investigación de Danis Bois para desarrollar las facultades naturales del cuerpo, sus percepciones, sus sensaciones, su movimiento.

Sitios web:

Leave a Reply

Your email address will not be published.