Gastroparesia: definición, causas, ¿cómo tratarla?

La gastroparesia es un trastorno digestivo funcional caracterizado por vaciado estomacal lento. Se manifiesta en ausencia de cualquier obstáculo mecánico, a menudo de forma crónica, y puede tener graves consecuencias, especialmente para los pacientes que padecen diabetes. Algunas medidas dietéticas y de estilo de vida pueden reducir los síntomas, pero a veces es inevitable tomar medicamentos o incluso una cirugía.

Definición: ¿qué es la gastroparesia?

La gastroparesia, también llamada retraso en el vaciamiento gástrico, se refiere a una ralentización de la función estomacal. Para comprender completamente de qué se trata, debe recordar algunas cosas: cuando comemos, comenzamos masticando y luego tragando conscientemente la comida. Una vez a la altura del esófago, movimiento rítmico automático impulsa la comida a través del tracto digestivo, peristaltismo. El paso de los alimentos de una sección del tracto digestivo a otra se coordina con precisión: la comida permanece en cada sección durante un tiempo determinado, unas dos horas, en el caso del estómago. En el caso de la gastroparesia, las contracciones musculares que suelen permitir el paso de los alimentos al intestino delgado no funcionan correctamente y el estómago no se vacía con la suficiente rapidez, lo que provoca diversos inconvenientes.

Hay diferentes tipos de gastroparesia:

  • los gastroparesia idiopáticaes decir, sin causa identificada;
  • los gastroparesia por deterioro neurológico ;
  • los gastroparesia miogénica (enfermedad muscular);
  • Gastroparesia por otras causas aisladas.

¿Quiénes son las personas con mayor riesgo?

Las personas con diabetes tienen más probabilidades de desencadenar gastroparesia, especialmente cuando tienen:

  • nefropatía (complicación en los riñones);
  • retinopatía (daño a los vasos sanguíneos en la retina);
  • neuropatía (daño a los nervios motores y sensoriales).

Pero otros factores de riesgo predisponen a la gastroparesia:

  • cirugía abdominal o esofágica,
  • tomar medicamentos que pueden disminuir la velocidad de vaciado del estómago, como analgésicos narcóticos,
  • esclerodermia, una enfermedad del tejido conectivo,
  • ciertas enfermedades del sistema nervioso, como la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple,
  • hipotiroidismo, función tiroidea insuficiente.

Los síntomas más comunes se encuentran en la parte superior del abdomen y generalmente ocurren después de una comida:

  • calambres o dolor similar a la acidez estomacal,
  • flatulencia,
  • somnolencia,
  • una sensación de digestión difícil,
  • náuseas y vómitos,
  • una sensación de pesadez o hinchazón,
  • del dificultad para terminar las comidas (saciedad precoz).

¿Cuáles pueden ser las complicaciones cuando el estómago no se vacía?

Las personas con gastroparesia también pueden experimentar episodios dehipoglucemiacuando la comida todavía está en el estómago, y episodios de hiperglucemiacuando finalmente llega a los intestinos.

El vaciado gástrico retrasado a veces puede causar complicaciones más graves, como un bloqueo causado por una acumulación de alimentos sólidos endurecidos (bezoar). Estos a menudo desaparecen por sí solos, pero el tratamiento con una solución oral puede ayudar a disolverlos más rápidamente.

En caso de vómitos intensos, pueden ocurrir otras complicaciones, como deshidratación y desnutrición.

Finalmente, los diabéticos que sufren de gastroparesia pueden tienen problemas para controlar su nivel de azúcar en la sangredebido al paso irregular de los alimentos a través del intestino delgado.

Causas: ¿de dónde viene el síndrome del estómago perezoso?

gastroparesia a menudo se llama idiopático, es decir sin causa identificada. Las otras dos causas principales son diabetes y cirugia esofagogastrica. Pero otras patologías pueden estar en el origen de este fenómeno.

  • Cirugías digestivas: vagotomía (sección quirúrgica de los nervios vagos en el abdomen) o gastrectomía parcial (extirpación parcial del estómago);
  • Ciertos medicamentos: anticolinérgicos, opioides, antidepresivos, anticalcáreos, hidróxido de aluminio, etc.;
  • Ciertas infecciones (virus de Epstein-Barr, virus de la varicela, herpes zóster, etc.);
  • Ciertas enfermedades neurológicas: esclerosis múltiple, accidente cerebrovascular, enfermedad de Parkinson;
  • Ciertas enfermedades sistémicas: esclerodermia, polimiositis, amiloidosis;
  • distrofias musculares progresivas;
  • síndrome de Zollinger-Ellison, caracterizado por úlceras gástricas y duodenales graves;
  • Lesiones gastrointestinales causadas por radioterapia;
  • Isquemia digestiva o disminución del suministro de sangre arterial al estómago;
  • anorexia nerviosa;
  • hipotiroidismo;
  • Falla renal cronica.

¿Qué médico consultar?

Como primer paso, en caso de síntomas sospechosos y persistentes, consulte a su medico generalquien derivará, si es necesario, a un gastroenterólogo.

¿Qué exámenes realizar?

Primero, el médico revisa los síntomas y el historial médico, luego realiza un examen físico. Para confirmar el diagnóstico, o descartar otras patologías, puede solicitar varias pruebas:

  • A gammagrafíalo que permite medir la velocidad a la que se digieren los alimentos: una diminuta sustancia radiactiva, cuya radiación puede ser monitoreada por imágenes médicas, se consume con una comida ligera y permite monitorear la velocidad a la que los alimentos pasan por el tracto digestivo.
  • A Ultrasonido abdominalpara determinar si hay anomalías físicas responsables de los síntomas.
  • A escanear o un Imagen de resonancia magnética (IRM) que reconstruye el volumen gástrico en función del tiempo.

En caso de síntomas graves, se pueden realizar otros dos exámenes:

  • A gastroscopiaque evalúa los cambios en la superficie del revestimiento del estómago y puede detectar la presencia de bezoares o cualquier otra anomalía estomacal.
  • o un manometría gastroduodenalque consiste en insertar un tubo largo y delgado que mide la presión muscular y las contracciones dentro del esófago, a lo largo del esfínter esofágico inferior y hacia el estómago.

El manejo de la gastroparesia se basa en algunos cambios en la dieta, la toma de medicamentos o incluso la cirugía, en los casos más graves.

Cambia tu dieta:

  • Divida su dieta (consuma comidas más ligeras y con más frecuencia),
  • Tómese el tiempo para masticar la comida,
  • Coma frutas y verduras bien cocidas en lugar de frutas y verduras crudas,
  • Evite las frutas y verduras con un alto contenido de fibra, que pueden causar bezoares,
  • Elegir alimentos bajos en grasas, o consumirlos en pequeñas porciones,
  • Apuesta por sopas y purés, si los líquidos son más fáciles de tragar,
  • Manténgase hidratado (aproximadamente de 1 a 1,5 litros de agua por día),
  • Evite las bebidas carbonatadas, el alcohol y el tabaco.
  • No se acueste dos horas después de una comida.

alternativas de drogas

Los medicamentos más comunes utilizados para tratar la gastroparesia o sus síntomas son:

  • procinéticosutilizado para promover el vaciado gástrico;
  • y antieméticosse utiliza contra las náuseas y los vómitos pero sin efecto sobre el vaciamiento gástrico.

Otras alternativas terapéuticas

En caso de fracaso del estilo de vida, las medidas dietéticas y la medicación, se pueden considerar varias soluciones:

  • los estimulación eléctrica gástrica (SEG): un dispositivo implantado en el estómago, que genera impulsos eléctricos leves que estimulan los nervios vagos alrededor del tracto digestivo para acelerar el vaciado gástrico.
  • Técnicas de alimentación artificialcomo nutrición enteralque implica la administración de nutrientes líquidos a través de un tubo colocado directamente en el estómago o el intestino delgado, o nutrición parenteral totalque consiste en alimentar a los pacientes por vía intravenosa.
  • Como último recurso, el cirugía puede mejorar la vida diaria de los pacientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.