Me encanta lo salado, ¿cómo puedo resistirme?

Paquete de patatas fritas tragado a toda prisa bajo la influencia de la tristeza o la molestia y, a la larga, la balanza pide ayuda a gritos. Para resistir estos impulsos de alimentos salados, primero debe comprenderlos.

¿Por qué nos atraen los alimentos salados?

  • La atracción por los productos salados encuentra, en parte, su explicación en laeducación alimentaria : una madre que come sal durante el embarazo y luego la lactancia influye en las preferencias alimentarias del niño y una familia donde el placer rima con queso, embutidos, patatas fritas, chucrut, tartiflette… da forma a los gustos.
  • Además, los estudios han demostrado que existen de genes que empujan hacia lo dulce: en su ausencia, nos atrae lo salado.
  • Finalmente, los impulsos salados están, desde un punto de vista psicológico, asociados con una necesidad de recuperar la fuerza y ​​la confianza.

Los efectos de los alimentos salados en mi cuerpo

Estos productos están llenos de grasas y sal: además del aumento de peso, favorecen la retención de agua, la hipercolesterolemia, la hipertensión y el aumento del nivel de triglicéridos en sangre. La sal también es un potenciador del apetito que conduce al consumo excesivo de alimentos.

5 consejos para resistir este impulso salado

  1. Come suficiente carne, pescado o huevos. Estos alimentos, combinados con alimentos ricos en almidón y vegetales, satisfacen los picos salados. Son, además, ricas en proteínas animales que proporcionan una buena saciedad. Se consume en cada comida, ajustando las cantidades según el momento del día (porciones pequeñas para el desayuno y la cena, ración estándar para el almuerzo).
  2. Ve a la mesa. Si el impulso se hace realmente demasiado fuerte, adelantamos la comida, aunque sean solo las 17 o las 18 horas, integrando la codiciada comida: entrada, plato principal, postre. Así, la grieta ya no es una: calmas tus ansias mientras evitas el sentimiento de culpa. Además, cuando llegue la hora de la comida de verdad, no tendrás suficiente hambre para compartir con los demás: esto te motiva a no volver a hacer tus “travesuras”.
  3. Incluya alimentos placenteros en sus comidas. Queso, fiambres e incluso patatas fritas se pueden comer como parte de las comidas, pero ocasionalmente, en cantidades moderadas y sustituyéndolas por otras: salchichas o jamón seco en lugar de carne, queso en lugar de lácteos y grasas, patatas fritas o patatas fritas en lugar de alimentos ricos en almidón y grasa… Y combinamos con grandes porciones de verduras para aumentar la saciedad.
  4. Encuentra una razón para estar feliz contigo mismo. Los impulsos salados podrían intervenir más fácilmente en momentos de duda o baja autoestima. En este caso, para alejarnos de la comida, buscamos la manera de expresar nuestra creatividad, nuestro talento o simplemente nuestra capacidad para hacer las cosas: pintar, escribir, hacer jardinería, bricolaje o, por qué no, limpiar o realizar trámites administrativos.
  5. Hacer deporte. La superación de uno mismo por excelencia, la actividad deportiva da empuje, energía y confianza. También promueve la secreción de hormonas para sentirse bien. Trotar, nadar… sea cual sea la disciplina, elegimos la que preferimos.

Una semana de menús para mantener el rumbo

Para las cantidades, planifique 150 g de carne o al día, a repartir entre el almuerzo y la cena y 4 cdas. C. de aceite y 150 g de almidón cocido (50 g crudo) o 60 g de pan por comida.

Tu desayuno salado: 1 bebida caliente sin azúcar, 1 loncha de jamón de ave, 65 g de pan de centeno, 2 raciones de queso 0% fresco, 1 fruta fresca entera.

lunes

Comida : vinagreta de puerros, pollo a la mostaza, arroz, verrine de frutas + yogur.

La receta del pollo: dorar 150 g de chuleta de pollo y 1 cebolla picada durante 10 minutos con 1 cda. C. aceite de oliva. Al final de la cocción, agregue 100 g de requesón al 20% mezclado con 2 cucharadas. C. de mostaza y 1 lata de champiñones.

Cena : albóndigas de ternera, salsa de tomate albahaca, zanahorias Vichy, pan + queso, manzana al horno.

martes

Comida : ensalada verde con vinagreta, curry de lentejas coral (bacalao, lentejas, calabacín, curry), queso blanco, frutas.

Cena : ensalada de escarola y roquefort, cazuela de patata-beicon, compota sin azúcar añadido.

Receta Cassolette: precalentar el horno a 200°C. Freír 150 g de tomates cortados en dados y ½ cebolla roja picada con 1 cda. C. aceite de oliva. Pelar y trocear 220 g de patatas. En 2 cazuelas, alterna tomates, patatas y tiras de tocino (40 g/cazuela). Hornear durante 40 minutos en el horno, tapado.

miércoles

Comida : rábano, brocheta de pavo al tomillo, pasta vegetal, requesón con coulis de frutas

Cena : pastel de calabacín sin masa, pan, fruta.

Receta de tarta: precalentar el horno a 180°C. Freír 300 g de calabacín en rodajas durante 10-15 min con un poco de agua. Cocine 70 g de sémola fina en agua con sal. Mezclar con calabacín. Extender en un molde para pastel. Batir 2 huevos, 60 g de nata ligera y 40 g de parmesano rallado. Temporada. Vierta sobre el calabacín. Hornee 30-40 minutos.

jueves

Comida : pepino con salsa de queso blanco, filete de lenguado con aguacate, espinacas, queso, fruta.

Receta de pescado: enrollar 240 g de filetes de lenguado, unirlos con brochetas y cocerlos durante 5 minutos en 25 cl de caldo de pescado a fuego lento. Drenar. Triture 50 g de aguacate con 1 cda. C. jugo de limón, 8 cucharadas. en s. jugo de cocción de los filetes, 1 cda. C. crema, chile en polvo, 1 cda. C. perejil y cebollino, sal y pimienta. Vuelva a calentar en la cacerola. Servir con el pescado.

Cena : sopa de verduras, tortilla de patata/pimientos, yogur natural, fruta.

viernes

Comida : Filet mignon con hierbas, alcachofas-champiñones, pan, queso, fruta

Cena : ensalada verde, tartaleta de atún y tomate, yogur, pera escalfada

Receta de la tartaleta: precalentar el horno a 180-200°C. En un bol, amasar 60 g de harina con 15 ml de aceite (oliva + colza) y sal, añadiendo un poco de agua hasta obtener una bola. Estire esta masa y cubra el fondo con 1 cucharada. en s. de mostaza y 80 g de atún al natural. Añadir 1 tomate en rodajas. Mezclar 1 huevo, 100 ml de leche semidesnatada, sal, pimienta, hierbas provenzales. Verter la mezcla sobre la tarta y hornear durante 30 minutos.

sábado

Comida : pato a la naranja, judías verdes, polenta, requesón, fruta

Receta de pato: tome la ralladura y el jugo de una naranja. En una sartén, dorar 240 g de aiguillettes de pato de 1 a 2 min. Libro. Freír 30 g de chalotes picados. Desglasar con el jugo de naranja. Reducir a la mitad. Hervir las ralladuras en un poco de agua durante 3 minutos y retirarlas. En una cacerola, caramelizar 1 cda. en s. de azúcar con 1 cda. C. de vinagre y añadir el agua de la ralladura. Vierta en la sartén, agregue 1 vaso de curaçao, deje hervir a fuego lento. Pasar. Servir las aiguillettes con la salsa.

Cena : ensalada de mar (lechuga iceberg, zanahorias ralladas, tomates, camarones), pan + queso para untar, fruta

domingo

Comida : ensalada de col lombarda, papillote de trucha-limón, trigo criollo, yogur, fruta

Cena : kale y pasta de jamón serrano, fruta

Receta de pasta: cocinar 200 g de col en tiras durante 10 minutos en agua hirviendo. Freír durante 10 minutos en la sartén con ajo picado. Sazonar con pimienta, añadir 25 g de nata al 15%, 100 g de jamón crudo desgrasado. Cocine a fuego lento de 2 a 3 minutos. Cocinar 150 g de pasta fresca. Servir con queso rallado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.