¿Por qué nos mordemos las uñas?

Por mucho que odiemos este hábito, no siempre es fácil dejarlo morderse las uñas. Pero entonces, ¿qué nos impulsa a empezar? ¿Y por qué seguimos? Los expertos en el tema aún no conocen el motivo exacto que nos impulsa a mordernos las uñas. Pero saben que este hábito afecta a entre el 20 y el 30% de la población, y que el 45% son adolescentes, indica el sitio The Verge.

Si cree que morderse las uñas es solo una señal de nerviosismo o ansiedad, piénselo de nuevo. Los estudios nos muestran que esto no siempre es así. Algunas personas se muerden las uñas cuando están aburridas, hambrientas, frustradas o concentradas en tareas difíciles. Este gesto trae una forma de relajación y comodidad Parecería que este placer está relacionado con una hormona analgésica particular:endorfina.

En roedores a los que los investigadores han bloqueado la producción de endorfinas, se han incrementado los gestos de acicalamiento, con el fin de compensar. Cuando nos mordemos las uñas, lo que los especialistas consideran una forma de acicalamiento, podemos obtener de ello cierta forma de placer, explica el borde. Esta explicación también permite comprender mejor el mecanismo que se pone en marcha durante situaciones estresantes o tareas a realizar: morderse las uñas trae consuelo.

Las bacterias que circulan

Este teoría del “apaciguamiento” sería confirmado por la investigación que ha establecido el vínculo entre morderse las uñas y el perfeccionismo. Querer planificar, anticipar y tener que vivir muchos momentos de frustración puede ir acompañado de este gesto, que ayuda a calma la irritación nervioso. Otros estudios han demostrado que las personas que se muerden las uñas pueden tener una predisposición genética.

Pero, tanto si la causa es neurológica como si es nerviosa, la conclusión es la misma: morderse las uñas puede tener efectos nocivos para la salud. Además del hecho de que nos dañamos los dientes, la mandíbula y las uñas, mezclamos las dos partes más “sucias” de nuestro cuerpo, a saber, la boca y las manos. La parte debajo de las uñas es un excelente caldo de cultivo para las bacterias. Cuando nos mordemos la uña, las bacterias se adhieren a los dientes y tienen acceso a nuestro cuerpo. la bacteria E. coli, por ejemplo, puede causar malestar gastrointestinal, como náuseas y diarrea. Las verrugas y el herpes también pueden circular por esta vía. Solo queda encontrar la solución más adecuada para acabar con este mal hábito: ponte guantes, ponte cinta adhesiva en las yemas de los dedos, utiliza una pelota antiestrés, medita… la elección es tuya.

En video: ¿Por qué nos mordemos las uñas?

Leave a Reply

Your email address will not be published.