Vitamina K: su papel y dónde encontrarla en los alimentos

¿Qué es la vitamina K?

La vitamina K es una vitamina soluble en grasa como las vitaminas A, D y E que el cuerpo puede almacenar. No es el caso de las vitaminas hidrosolubles como la vitamina C y las del grupo B: de la B1 a la B12.

K como coagulación

Su nombre vitamina K proviene del alemán Koagulation, ya que es la vitamina que coagula la sangre.

¿Cuál es el papel de la vitamina K?

General, “La vitamina K tiene dos funciones principales en el organismo: favorece la coagulación de la sangre y actúa sobre la calcificación de los huesos y los tejidos óseos, explica Aurore Lavergnat, dietista-nutricionista. Esto se traduce en acciones beneficiosas sobre el sistema cardiovascular, una reducción del riesgo de caries y del riesgo de osteoporosis. »

Vitamina K y coagulación

La vitamina K es esencial para la coagulación de la sangre. Es lo que ayuda a prevenir el sangrado y detiene el sangrado en caso de lesión.

Los beneficios de la vitamina K en los huesos

Para tener huesos fuertes, la vitamina K es necesaria porque favorece la correcta fijación del calcio.

Las diferentes formas de vitamina K.

“Hay varias formas de vitamina K”, dice la dietista. Las vitaminas K1 (fitomenadiona, filoquinona o fitonadiona) y K2 (menaquinonas) provienen de los alimentos.

Vitamina K 1

Es de origen vegetal, se encuentra en frutas, verduras y ciertos aceites vegetales.

vitamina k2

Es de origen animal, se encuentra en carnes, quesos… “Es el que mejor asimila el organismo”, advierte Aurore Lavergnat.

vitamina k3

“La vitamina K3 es una vitamina sintética, explica la dietista-nutricionista. No tiene actividad como tal, es un precursor de la vitamina K1 y K2. Ya no se usa porque tiene demasiados efectos secundarios: náuseas, vómitos, trastornos digestivos. »

¿Dónde puedo encontrar vitamina K en los alimentos?

Los mejores alimentos con vitamina K1 son:

Verduras ricas en vitamina K

– Perejil: 1.220 microgramos por 100 g.

– Col verde rizada: 817 microgramos por 100 g.

– Diente de león: 778 microgramos por 100 g.

– Alga wakame: 732 microgramos por 100 g.

– Espinacas: 521 microgramos por 100 g.

– Acelgas: 327 microgramos por 100 g.

– Brócoli: 141 microgramos por 100 g.

– Lechuga: 130 microgramos por 100 g.

– Espárragos: 65 microgramos por 100 g.

– Pepino: 16 microgramos por 100 g.

“La vitamina K también se encuentra en alimentos fermentados como miso, nato, chucrut”agrega la dietista.

¿Qué fruta contiene vitamina K?

– Kiwi: 40 microgramos por 100 g.

– Arándanos: 19,3 microgramos por 100 g.

– Uvas: 14,6 microgramos por 100 g.

– Fresa: 11 microgramos por 100 g.

– Ciruela: 6,4 microgramos por 100 g.

– Manzana: 1,2 microgramos por 100 g.

Aceites ricos en vitamina K

“Algunos aceites vegetales aportan una cantidad interesante de vitamina K”informa Aurore Lavergnat.

– Aceite de soja: 362 microgramos por 100 g.

– Aceite de colza: 70 microgramos por 100 g.

Vitamina K2: ¿dónde encontrarla?

“La vitamina K2 proviene del reino animal”recuerda la dietista.

– Hígado de cerdo: 500 microgramos por 100 g, es la carne más rica en vitamina K2.

– Hígado de ternera: 350 microgramos por 100 g.

– Muslo de pollo (con piel): 34,3 microgramos por 100 g.

Algunos quesos son especialmente ricos en vitamina K2:

– Queso raclette: 465 microgramos por 100 g.

– Vacherin: 465 microgramos por 100 g.

– Queso emmental: 280 microgramos por 100 g.

¿Qué dosis diaria de vitamina K?

En detalle, aquí están las recomendaciones de ANSES (Agencia Nacional de Seguridad en Salud):

– Lactantes hasta 6 meses: 5 microgramos.

– Bebés a partir de 6 meses: 10 microgramos.

– Niños de 1 a 3 años: 29 microgramos.

– Niños de 4 a 6 años: 42 microgramos.

– Niños de 7 a 10 años: 45 microgramos.

– Adolescentes de 11 a 14 años: 45 microgramos.

– Adolescentes de 15 a 17 años: 45 microgramos.

– Adultos: 79 microgramos.

– Mujeres embarazadas: 79 microgramos.

– Mujeres lactantes: 79 microgramos.

¿Por qué dar vitamina K a los bebés?

“Se administra sistemáticamente a los recién nacidos, al nacer, porque su sistema inmunitario aún está inmaduro y las bacterias intestinales no están suficientemente presentes para generar vitamina K”explica Aurore Lavergnat.

La vitamina K administrada al nacer limita el riesgo de hemorragia por sangrado interno. Aproximadamente uno de cada 400 bebés sufre de deficiencia de vitamina K que resulta en el síndrome hemorrágico del recién nacido. Se administra según el siguiente protocolo: dos dosis en la sala de maternidad, una al nacer, otra el día del alta, es decir, entre D+3 y D+5, luego una dosis al mes.

¿Cómo dar vitamina K a los bebés?

Se puede prescribir en dos formas: por vía oral o por inyección.

Vitamina K en una ampolla

La vitamina K se prescribe por vía oral. Se presenta en forma de ampolla que contiene 2 mg de vitamina K.

Inyección de vitamina K: ¿para qué bebés?

Ciertos bebés de riesgo como prematuros, bajo peso al nacer, en caso de ictericia importante o cuando la madre ha tomado anticoagulantes, se administra vitamina K en forma de inyección intramuscular o intravenosa. Esta forma de administración tiene efectos indeseables: en el caso de la intramuscular, existe el riesgo de hematoma, trastornos hemorrágicos. En el caso de la intravenosa, puede haber una reacción alérgica (urticaria, picor en la piel, etc.).

Deficiencia de vitamina K: ¿cuáles son los peligros?

“Las personas que padezcan enfermedades intestinales como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa o cualquier otra EII deben recibir suplementos”, advierte la dietista-nutricionista.

La vitamina K también es esencial en caso de enfermedad hepática (cirrosis hepática, problemas con las vías biliares) y prescripción de ciertos medicamentos.

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de vitamina K?

“Las deficiencias de vitamina K son poco frecuentes, asegura Aurore Lavergnat, porque esta vitamina se encuentra en muchos alimentos y se almacena, en particular, en el hígado durante varios meses. »

Los síntomas de la deficiencia de vitamina K son:

– La nariz sangra.

– Heces de color negro oscuro.

– Períodos abundantes.

– Rigidez de las arterias.

Vitamina K y medicamentos anticoagulantes

“Las personas que toman medicamentos anticoagulantes (adelgazantes de la sangre) deben evitar consumir demasiados alimentos ricos en vitamina K”, aconseja la dietista. Esto podría desestabilizar el tratamiento farmacológico. “Sin embargo, asegura, no hay cantidad que no se pueda exceder. Solo tienes que variar tu dieta y no comer exclusivamente vegetales de hoja verde, los más ricos en vitamina K. Simplemente alterna con otras plantas como zanahorias, berenjenas…»

Medicamentos que causan deficiencia de vitamina K

Ciertos medicamentos como los antibióticos que modifican la flora intestinal (especialmente los de la clase de las cefalosporinas), los tratamientos antiepilépticos, etc. pueden provocar un déficit de vitamina K.

¿Hay riesgo de sobredosis?

Se han encontrado efectos adversos en lactantes en caso de sobredosis de vitamina K. Estos son dolor abdominal, estreñimiento o, por el contrario, heces blandas, inquietud, erupción cutánea, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published.